domingo, 2 de septiembre de 2007

El último libro


Leyendo y leyendo veo la noticia de una convocatoria abierta para El último libro, proyecto de Luis Camnitzer patrocinado por la Biblioteca Nacional de España. La invitación al parecer se está difundiendo mediante e-mails entre todo hispanoparlante metido en el “mundillo”. La cosa va más o menos así:

El último libro es un proyecto de recopilación de declaraciones tanto escritas como visuales en las cuales los autores que colaboran puedan dejar un legado para las generaciones venideras. El proyecto parte de la premisa que la cultura basada en libros está llegando a su término. Por un lado esto se debe a las mutaciones culturales que, introducidas por las nuevas tecnologías, han transferido la información de la página impresa a la televisión y al Internet. Por otro lado, hay un creciente deterioro en los sistemas educativos (tanto en los países afluentes como en los de las periferias) junto con una proliferación de fundamentalismos religiosos y anti-intelectualistas. El último libro actuará como cápsula de tiempo dejando constancia y testamento de nuestra época, y como estímulo para una posible reactivación de la cultura, en caso que ésta desaparezca por desidia, catástrofe o conflagración.

Mi idea no es comentar la validez del supuesto llamado (¿cómo es que no encontré ninguna información al respecto en la web de la Biblioteca Nacional?), ni quejarme del endiosamiento hacia la palabra impresa como forma de alta cultura (¿la cultura sólo se encuentra en los libros? ¿El Internet es sólo para buscar porno y ver videos de gente haciendo ridiculeces?). Lo que quiero es reflexionar sobre la situación actual del libro, que llega a hacer creíble (y hasta necesario) la aplicación de un proyecto como este.

Como casi todos los bienes en el mundo, el libro partió como un bien reservado a las elites, luego fue cambiando a un consumo más regulado, hasta llegar por fin al consumo de masas. Pero con el surgimiento de las tecnologías de comunicación virtual, los problemas de la alternativa de los libros salen a la luz: sus límites en cuanto a emisores aparecen como el doble de obvios de lo que antes nos parecían.

Veámoslo desde el punto de vista más sencillo posible: el de la economía. El libro, como bien de consumo, es un bien obsoleto. Más aún, rompe con todos los esquemas de lo que se consume hoy en día: es un bien que dura demasiado poco y que no produce consumo suplementario (ampolletas y lentes a lo más); no genera un patrón de consumo fiable (aún las macrosagas como Harry Potter tienen que acabar algún día).

Pero pensando también en el público encontramos defectos en los libros: requieren de papel (que, en los tiempos de sobreconciencia ecológica que se avecina, es un desperdicio); son muy caros; no son de uso cotidiano (a menos que hablemos de ese libro que te cambió la vida y lo tienes de cabecera); ocupan espacio.

No trato de hacer prognosis. Sólo suelto la opinión de una persona escéptica a la supuesta inmortalidad del libro. Me desagradan las opiniones que dictan que siempre existirá un nicho para el consumo de libros, como si los cromagnones y los babilónicos los consumieran por igual. Los sistemas de comunicación invariablemente evolucionan al mismo ritmo que la sociedad que los engendra. Sí, es una posibilidad bastante lejana en realidad, pero es una posibilidad al fin y al cabo. Y debería tomarse en cuenta la existencia de esta hipotética amenaza para el viejo amigo encuadernado.

[Me le ganó la reflexión. Para la próxima prometo uno más mejor]

2 comentarios:

socióblogo dijo...

Si de algunos dependiera todavía las biblias se imprimirían solamente en latín

P.D.: el ejemplo pechoño no dice nada respecto de la adhesión religosa de quien lo escribió.

juan dijo...

"La letra con sangre entra"
Provervio sesentero del colegio de profesores de la época.

Esto no es más que en lo cotidiano denominamos "todo tiempo pasado fue mejor". Desde hace cuanto tiempo escuchamos a los mayores (cada vze se me hace mas ajena esa palabra, cada vez me siento con menos derecho a ocuparla como sentencia) que las cosas antes eran distintas. Siempre

Hay quienes añoran la epoca del bim bam bum, hay otros que atesoran recuerdos de los sesenta como la libertad y la utopía encarnizada en unos lentes de marcos gruesos y bigotes albinos que se ensangrentaron en un bombardeo el 73. Otros añoran al fuhrer.

con los "letrados" no es diferente, sólo tienen más recursos, más prosas y mas argumentos para validar que el tiempo y los artefactos de su época eran mejores. Cuando la manufactura aun era con horas hombre, y no horas maquina, cuando la producción era lenta "menos" en masa.

El libro no es distinto al vinilo, a las cartas con estampilla, al radioteatro, a las tablas de la ley. La diferencia es que quienes lo defienden son yeguas histéricas dueñas de verdades y egos absolutos.

he dicho mierrr.